Íntimos amigos

lunes, 18 de octubre de 2010

Consultorio

Gozábamos ya de una semana en complacernos continuamente, de vivir una relación más que amical, de siete noches de haber conocido a través de nuestros cuerpos el encanto de la luna… aquella tarde se cancelaron unas horas de clases de tesis en la universidad, entonces aproveché para hacer unos papeleos en la facultad y hasta fui a la biblioteca a bajar información para mis trabajos, aun así era temprano como para esperar a la noche en tenerla conmigo, y decidí ir a verla a su consultorio… no puedo negar que me carcomía desde el fondo el deseo por ella y aseguro que lo mismo sentía ella atendiendo a sus pacientes por mí.

No la llame a su celular, quise caerle de sorpresa, me atendió su asistente, al parecer no tenía muchos pacientes esa tarde, era la primera vez que visitaba su centro de labores, y como no le avise pues tuve que esperar con una agradable paciencia sentado en el sofá de la sala de recepción leyendo revistas de nutrición, de medicina, de moda y de turismo, observaba el teléfono de la asistente, esperaba a que suene y me diga que pase, ya ni leía las revistas, tan solo de imagen a imagen las pasaba, y en eso el timbre del teléfono tintineaba, la puerta del consultorio se abría y una señora de la mano de una niña salían, una energía de adrenalina zumbaba en mi cuerpo con anticipación. Me puse de pie, caminé, me acerqué - Buenas tardes Doctora, ¿Cómo está usted? ¿Tendrá tiempo para atenderme? - le dije - me sonrió de esa manera sensual y picaresca que tiene y con que me pierde cada vez que lo hace, y me dijo que pase señalándome con su dedo índice, cerré la puerta, me acerque a ella y le bese a los labios calmándome la avidez que sentía, me senté enfrente del escritorio y compartíamos el ambiente lascivo que empezábamos a intuir, conversamos por un instante nuestro día, como nos había ido, que habíamos hecho, cuanto nos habíamos extrañado y como siempre yo de curioso revisaba disimuladamente su despacho de trabajo, como se dice examinando el terreno para actuar, a la vez viéndola fijamente a los ojos, viendo a esa mujer que me hace estremecer de amor y de placer, alzó entonces su mirada hacia la mía después de terminar de revisar sus papeles - ¿te gusta mi consultorio? - me pregunto - claro, tiene un ambiente agradable y a una nutrióloga inteligente y apetecedora - le respondí - carcajeó de esa manera que me gusta oírle, esa sonrisa que me hipnotiza, esos labios que bailan al reír.

¿Qué me podría recetar para mi nutrición, Doctora? - recalque
Tendría que revisarlo - me contesto – entonces se puso de pie, se me acerco, desabotonó parte de mi camisa y puso su estetoscopio sobre mi pecho - agitados esos latidos - me dijo sonriente.
Con sonrisa también le respondí - ¿Qué se podría hacer, Doctora? – agregué.
¿Para calmarlos o acelerarlos? – respondió.
Pues, ¿Usted qué opi
na?, acelérelos mejor - dije.

Entonces se sentó sobre mí besándome a los labios de manera extravagante, apretando los míos entre los de ella, nuestras lenguas frotándonos labio a labio e invadiendo boca ajena y abrazándonos, compartiendo el calor del momento. Termino de sacarme la camisa, me besaba al cuello, mis manos la palpaban con todo y ropa que tenía puesta, sus manos alrededor de mi espalda descubierta, frotándome los brazos, percibiendo el sudor del deseo que me brotaba, empecé entonces con la bata blanca, la puse de pie y la apoye sobre
el escritorio, besaba y besaba con deleite sus labios carnosos, su labial rojo era ya rosado, le saque la blusa, a través de su sujetador transparente sus senos instigaban a mi boca a saborearlos, no aguanté y se lo quité, a la vez que tiré de improviso lo que había en el centro del escritorio y la acosté, me abalance a chupárselos, sus manos acariciaban mis hombros y me daban señales de buen camino, sus pezones paraditos los estiraba con mis labios, mis dedos suavemente frotaban sus voluptuosos pechos bondadosos conmigo, el perfume de su piel me inquietaba más y más, entonces mis manos bajaban por su cintura, pasaban a la zona de sus caderas bien formadas como a todo varón nos gusta y empecé a subirle la falda, besándole alrededor del cuello, a la vez sobándole las piernas que se doblaban sobre las mías, su diminuta ropa interior enredaban mis dedos, bajando por su abdomen al ritmo que mi boca llevaba sobre ella, me iba inclinando, respirándola, mi aliento afrodisiaco soplaba y frenaba contra su cuerpo, sus suspiros de placer alimentaban mi antojo, mi lengua marchaba sobre su pelvis excitándola a intensidad profunda, mi mano a la sazón del momento haciendo a un lado su interior y mi lengua degustando de su gloria húmeda, sorbiéndole sus labios vaginales con los de mi boca y llegando a tantear su vibrante clítoris pues sentía el deleite de ella. Se puso de pie, mirándome tan solo unos segundos empezaba de nuevo a besarme los labios, sus manos inquietas del deseo y la pasión que hacíamos palpaban mi órgano sobre mi pantalón, me lo acariciaba e iba haciéndose de más bulto, en un segundo me bajó la bragueta, sus dedos invitaban a mi miembro a desplegarse, su aliento transitaba por mi cuello hacia una de mis orejas y me la apretaba entreboca suavemente, me desabrocho el cinturón, el pantalón hasta las rodillas, mi interior a un costado porque una de sus manos exploraba mi geografía masculina y la liberaba de todo, una vez más me beso a los labios y se dio vuelta de repente, sus manos sostenidas a las esquinas del cómplice escritorio, volví a levantarle la falda y a bajarle su diminuto interior, erecto puliéndome entre la línea de sus nalgas me ponía, respirándole y besándole la nuca, sus cabellos, ronroneándole al oído en cortas palabras el ardor que percibía, colocándola en un perfecto ángulo, mi dedo medio deslizándose por el centro de su sexo por su parte de atrás como preparando una pista donde aterrizar, donde descargar, mi pene a fuerza de sangre apasionada extendiéndose por cada vena lo enrojecían, penetrándola despacio a paso lento y con deseo, con ansias de ser un solo ser y dos agitados corazones - sigue, sigue, sigue - me decía - sí, sí, sí - le respondía, sus gemidos daban luz al orgasmo que vivía, lo prendidos que estábamos de nuestro momento de intimidad, descargaba dentro de ella toda mi lujuria enardeciente, esas cosquillitas que se siente al placer extremo que se vive un ansioso momento, empezaba a erguirse y a darse vuelta de nuevo, se sentó sobre el escritorio, abriendo sus piernas, besándome y sintiendo el virus del amor y del placer a todo furor, sus senos en mi pecho, sus pezones erectos me dejaban huella, no podía contenerme en lamerlos, sus manos acariciándome la espalda, deslizándose sobre ella, sus dedos desplazándose por en medio de mi columna, palpándome los glúteos, lo mismo hacia en los de ella, y abrazándola con fuerza, apegándola a mí, empezaba otra vez la agitación, sus piernas acomodadas a mis muslos entrelazadas una de otra por mi trasero, la arremetía con ímpetu follándola precipitadamente, sin más ni más, de manera tan férrea que ni la dejaba respirar, me cogía por mis hombros en mi espalda sujetándome y llevando ambos el equilibrio, lo hicimos a mil, con las ganas que nos teníamos, culminábamos nuestra satisfacción, se recostaba en el adecuado y moderno escritorio, saciaba por completo sobre sus pechos, me abrazaba la parte posterior de mi cabeza, empezamos a reír con sensación de complacencia, y es que me agrada verla sonreír.

Perfecta para mi nutrición, Doctora - le dije - volvíamos a carcajear, nos vestíamos, eran ya casi las siete de la noche – me vacilo tu consultorio - agregué.

Entonces ya sé la dieta
correcta para ti - me dijo - a la vez que abría la puerta y salíamos cogidos de la mano, la secretaria de una manera pillina sonreía al despedirnos, le respondimos con la misma sonrisa, creo que sospechaba lo que hicimos - hasta mañana le dijo ella - y en la calle nos acordamos de algo, no acomodamos nada en el escritorio, todo lo dejamos regado… tal vez se daría cuenta tal vez… y fuimos a cenar aquella noche…

13 comentarios:

destellos de luz de luna dijo...

wowwwwwwww!!!
k buena consulta
yo kiero un paciente asi.. jajaja
bien ehhhhh t felisitoooo has estado pasando por buenos momentos m alegra
suerte mi niño cuidat tk bye

Poetiza dijo...

Victor, maravilloso relato lleno de sensualidad. Un placer leerte. Besos, cuidate.

adgbaleph dijo...

HOLA AMOR
QUE HERMOSAS PALABRAS PARA DESCRIBIR UN MOMENTO TAN MARAVILLOSO COMO LO ES HACER EL AMOR Y DE QUE MANERA, ESPERO PODER LEERTE MAS, ME ENCANTAS. GRAICAS

Sakkarah dijo...

Es muy bueno tu relato y contado de manera muy amena.

Un beso.

Amanteceres dijo...

Un encuentro de pasión desmedida pero unido por los lazos del amor.

Felicidades por el texto.

Un beso y felices días.

Shang Yue dijo...

y con qué cara voy yo ahora a mirar a mi doctora?

gracias por la visita!

Duna dijo...

Como tú has dicho en mi blog....¡¡mejor es la dicha de tenerte!!....como en esta consulta.
Muchas gracias Víctor.
Un beso enorme.

Víctor dijo...

Hola Popis!!!! jajaja quieres un paciente asi?? woww. Gracias por visitarme. Te mando muchos saludos.


Hola Poetiza, para mí tambien es un placer tenerte aquí entre mis comentarios y seguidores. Gracias. Te mando muchos saludos.

Víctor dijo...

Hola Sakkarah, gracias por visitarme. Te mando un abrazo.

Amanteceres, si, un lindisimo y maravilloso encuentro, no lo niego. Te mando muchos saludos, por cierto, hace tiempo no te veo hee, espero estés bien.

Memória de Elefante dijo...

Um conto em que a sensualidade está em cada linha à flor da pele.Muito bem desenvolvido.


Um abraço!
Agradeço sua visita!

Lolytta Lasciva dijo...

Blog muito delicioso :)
Beijo doce*

Víctor dijo...

Memória de Elefante, muchas gracias por tu comentario, pues si hay que darle sensualidad, pasión, romance. Saludos.


Lolytta Lasciva, un gusto encontrarte aquí, que me hayas comentado. Pues tu blog tambien delicioso hee, no se queda atrás.
Gracias. Saludos.

Carolina dijo...

Veo que hubo muy buena quimica entre la doctora y el paciente ;)

Related Posts with Thumbnails